viernes, 19 de septiembre de 2008

ALIMENTACIÓN

El alimento no puede volverte espiritual, pero si eres espiritual, tus hábitos alimentarios cambiarán.

Comer una u otra cosa no cambiará nada.

Puedes ser vegetariano y ser extremadamente cruel y violento; puedes no ser vegetariano y ser bueno y amable. El alimento no será la diferencia.

Hay que recordar algo muy importante: si eres violento y tu alimentación es vegetariana, entonces tu violencia deberá encontrar alguna otra forma de expresarse.

Quien conozca cazadores, tal vez se haya dado cuenta de que los cazadores son las más amables de las personas. Descargan toda su violencia en la caza.

Un hombre de negocios vegetariano no tiene forma de descargar su violencia, de modo que su violencia se transforma en una busca de riqueza y poder; se concentra.

Pero lo inverso también ocurre; así le ocurrió a Mahavira.

Un profundo esfuerzo meditativo, un silencio de doce años, cambió su esencia interna.

Cuando la esencia cambió, la expresión cambió; cuando su ser más interno cambió, su carácter cambió.

Pero ese cambio de carácter fue una consecuencia.

Si te vuelves más meditativo, automáticamente te volverás cada vez más vegetariano.

Llegar a una alimentación vegetariana sólo es bueno si se produce a través de la meditación, no de una manipulación de la mente.


OSHO